articulo 7 codigo penal momento comision delito

Artículo 7 Código Penal: el momento de comisión del delito

El artículo 7 del Código Penal regula la ley penal aplicable en el tiempo. Como vimos al analizar las primeras disposiciones de esta Ley (en particular el artículo 2 del Código Penal), el momento de comisión del delito es determinante a la hora de determinar qué ley penal debe aplicarse para enjuiciarlo.

Este artículo se encuentra incluido en el Título Preliminar (de las garantías penales y de la aplicación de la Ley penal) del Código Penal. Se trata, por tanto, de un artículo general, que funciona como fundamento del orden penal.

Redacción del artículo 7 del Código Penal

A los efectos de determinar la ley penal aplicable en el tiempo, los delitos se consideran cometidos en el momento en que el sujeto ejecuta la acción u omite el acto que estaba obligado a realizar

Artículo 7 Código Penal

Explicación del artículo 7 del Código Penal

El artículo 7 del Código Penal determina que la Ley penal aplicable a los delitos instantáneos será la vigente en el preciso instante de cometerse. La cuestión no es baladí, ya que la doctrina maneja diferentes teorías para determinar cuándo se comete un delito. Por ejemplo, para algunos jurisconsultos lo importante es la concepción del mismo, mientras que otros se decantan por la aparición de resultados. Este artículo resuelve la cuestión optando por el momento de la «actividad» (entendida como acción u omisión).

Podemos ofrecer un ejemplo que determina cómo afecta este principio. Supongamos que una persona engaña a otra para que programe una transferencia bancaria a su nombre, haciéndole pensar que en realidad está haciendo una donación a una ONG.

  • Según la teoría de la voluntad, el delito se produciría en el momento en que haya urdido la estrategia para engañar a esa u otras personas.
  • Si siguiéramos la teoría del resultado, el delito se entendería perpetrado en el momento en que se produjera la transferencia.
  • Pero este artículo, que opta por la teoría de la acción, determina que el delito se comete en el momento del engaño.

Si atendemos a lo planteado al analizar el art. 2, antes mencionado, podemos establecer los siguientes escenarios para entender las implicaciones de aplicar el criterio de la actividad:

  1. Que la ley aplicable en el momento de la acción y de la producción de resultados sea la misma. En este caso no aparece ningún problema, ya que deberá aplicarse esa ley a falta de otra.
  2. Que la ley se «suavice» desde el momento en que se produce la acción (u omisión) y el momento en que el delito produce efectos. En este caso se aplicará la ley más favorable. Es decir, en principio correspondería aplicar la ley más severa, pero el principio de retroactividad de la norma penal favorable hará aplicable la segunda, más suave.
  3. Que la ley se «endurezca» desde el momento en que se produce la acción (u omisión) y el momento en que el delito produce efectos. En este caso también se aplicará la ley más favorable, pues es la aplicable en el momento de la acción u omisión y está prohibida la retroactividad de la ley penal desfavorable.

Como podemos comprobar, la aplicación de la teoría de la actividad facilita que el régimen penal aplicable siempre sea el más favorable al reo. Se garantiza de este modo el principio favor rei, propio del Derecho Penal.

Los efectos del artículo 7 del Código Penal sobre diferentes tipos de delitos

Este artículo no presenta problema alguno al aplicarse a delitos instantáneos. Ni siquiera a aquellos instantáneos de efectos permanentes.

Si nos desplazamos al ámbito de los delitos de omisión se comienza a complicar la cuestión:

  • Los delitos de omisión pura (o propia). Al no admitir el grado de tentativa, se entenderán cometidos en el último instante en que el sujeto tenga la posibilidad de actuar para evitar la omisión.
  • Los delitos de omisión impropia (o comisión por omisión). Estos sí admiten el grado de tentativa, por lo que se podría entender cometido el delito desde el primer instante en que concurran los elementos típicos del delito.

Los casos más complejos incluyen los delitos de tracto sucesivo, permanentes, habituales y continuados. Sin embargo, la solución final acaba siendo la misma. Como hemos mostrado con nuestro ejemplo, siempre se aplicará la Ley penal más favorable. Aunque no toda la doctrina comparte esta posición, sí resulta mayoritaria. Y ya hemos visto que constituye el correlato lógico de los artículos 2 y 7 del Código Penal.

Recursos relacionados con el art. 7 CP