articulo 8 codigo penal

Artículo 8 Código Penal: el concurso aparente

El artículo 8 del Código Penal regula el concurso aparente de normas penales. Se trata de un concurso aparente porque, realmente, las normas no están entrando en colisión. Sin embargo, en las situaciones en que entra en juego existen dos o más artículos conexos, que a priori podrían parecer aplicables. Así, el artículo 8 del Código Penal se encarga de señalar cuál de estas normas conexas resulta de aplicación en cada caso.

Este artículo se encuentra incluido en el Título Preliminar (de las garantías penales y de la aplicación de la Ley penal) del Código Penal. Se trata, por tanto, de un artículo general, que funciona como fundamento del orden penal.

Redacción del artículo 8 del Código Penal

Los hechos susceptibles de ser calificados con arreglo a dos o más preceptos de este Código, y no comprendidos en los artículos 73 a 77, se castigarán observando las siguientes reglas:
1.ª El precepto especial se aplicará con preferencia al general.
2.ª El precepto subsidiario se aplicará sólo en defecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea ésta tácitamente deducible.
3.ª El precepto penal más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél.
4.ª En defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor.

Artículo 8 Código Penal

Explicación del artículo 8 del Código Penal

El artículo 8 del Código Penal se aplica a aquellas situaciones en que dos o más disposiciones del Código Penal podrían resultar de aplicación. Así, establece un orden de preferencia, lo cual implica que no se trata de conflictos de normas (reservados a los arts. 73 – 77 del Código Penal), sino de un concurso aparente.

Podemos encontrar la razón de ser de este artículo en el principio non bis in idem, que ya explicamos al analizar el principio de legalidad regulado en el artículo 1 del Código Penal. Es decir, una misma conducta no puede ser sancionada dos veces.

Principios derivados del artículo 8 del Código Penal

Dado que el contenido de un único artículo basta para agotar todo el ilícito, solo resulta necesario aplicar un precepto del Código. Y este se determina conforme regula este artículo. Así, se aplicará:

  • En primer lugar la norma especial se aplica con preferencia a la general. Este principio se conoce como lex specialis derogat legi generali. Se trata del precepto que defina con más precisión la conducta acometida. Es decir, ante la posibilidad de aplicar dos normas, debe elegirse la más específica (por ejemplo, el regicidio se aplica con preferencia al homicidio cuando la víctima es el Rey).
  • En segundo lugar, la norma principal se aplica con preferencia a la subsidiaria. Este principio se conoce como lex principalis derogat legi subsidiarae. Así, la subsidiariedad normativa se limita a complementar la regulación principal, para alcanzar aquellos supuestos que pudieran quedar desprotegidos por esta. Por ejemplo, los actos preparatorios son subsidiarios de la actualización del delito.
  • En tercer lugar, la norma más amplia impide la aplicación de otras menos extensas. De modo que si dos normas incluyen los mismos elementos típicos, deberá aplicarse prioritariamente aquella que subsuma la totalidad de la acción. Este principio se conoce como lex consumens derogat legi comsumptae. Por ejemplo, en una reyerta que comience con amenazas y termine a puñaladas, las lesiones (o el eventual homicidio) absorberían las amenazas iniciales.
  • Por último, se establece un criterio de selección normativa general. Se trata de aquellas situaciones en que una conducta puede ser menada por dos normas diferentes, debiendo elegirse la de mayor gravedad. De nuevo, es una aplicación del principio non bis in idem.
articulo 8 codigo penal
El artículo 8 del Código Penal nos ayuda a determinar la norma aplicable cuando parece que son varias las opciones válidas

Recursos relacionados con el art. 8 CP