Diferencia entre Homicidio y Asesinato

Diferencia entre Homicidio y Asesinato

La diferencia entre homicidio y asesinato se encuentra en las circunstancias y no en el resultado en sí. Ambas hacen alusión a la acción de una persona que mata a otro, pero no son sinónimos. En el Código Penal Español se encuentran sus tipificaciones y sus penas diferenciales.

Diferencia entre Homicidio y Asesinato: circunstancias

Homicidio

El homicidio es el acto por el cual una persona cualquiera le quita la vida a otra. En la legislación se habla de manera general por lo que se incluye diferentes variantes de la comisión.

Es posible realizar una primera clasificación entre:

  1. Homicidio doloso: ya sea por dolo directo o eventual el autor tiene la intención de provocar la muerte de la persona.
  2. Homicidio involuntario: No existe intención de matar, pero una acción u omisión es la causal de la muerte. Se trata de aquellos homicidios accidentales o por negligencia, es decir consecuentes de una imprudencia. Asimismo, se entiende que la persona está capacitada para entender que su conducta implicaba un riesgo para los demás.

Asesinato

Es el delito por el cual una persona mata a otra con la concurrencia de una o más de las siguientes circunstancias:

  • Alevosía, utilizar métodos que pongan a la víctima en situación de indefensión.
  • Ensañamiento, provocar intencionalmente sufrimiento previo a la muerte.
  • Precio, Recompensa o promesa, buscar un beneficio económico o material.
  • Para facilitar la comisión de otro delito o evitar que se descubra.

Si bien en ambos casos se ataca a la misma figura jurídica: “vida humana independiente”, las circunstancias son diferentes. Siempre que se pueda comprobar como mínimo una de las mencionadas se habla de asesinato.

Por otro lado, la imprudencia no es elemento constitutivo de asesinato. De esta forma, cuando la muerte se produce por un incumplimiento de un cuidado debido es tipificado como homicidio.

Agravantes de los delitos de homicidio y asesinato

Se consideran factores agravantes para ambos delitos:

  • La víctima sea menor de 16 años o una persona vulnerable por la edad, una enfermedad o discapacidad
  • Que se haya cometido un atentado contra una integrante de la autoridad
  • El autor es parte activa de un grupo u organización criminal
  • El delito se comete tras haber cometido otro que atente contra la libertad sexual de la víctima
  • Ser reincidente
  • Cometer el delito por motivos discriminatorios

Atenuantes de penas

Están previstas algunas circunstancias que pueden atenuar la penas por delitos contra las personas. Entre ellas:

  • Una adicción grave a sustancias como el alcohol, estupefacientes, etc.
  • Confesar el acto antes de saber que la justicia lo está investigando.
  • Estado pasional, arrebato.
  • Reparar el daño ocasionado antes de llegar al juicio oral.

Causas que eximen la condena

Se pueden invocar una serie de circunstancias por las cuales el autor de un crimen puede quedar eximido de su pena. Las más utilizadas son:

  • Estado de intoxicación plena del autor.
  • Menores de 18 años.
  • Cometer el hecho en defensa propia.
  • Trastorno mental transitorio, alteraciones psíquicas.
  • Desequilibrios mentales de percepción de la realidad desde la infancia.
  • Quienes estén cumpliendo con su deber en ejercicio legítimo.

Diferencia entre Homicidio y Asesinato: Penas

Según sea la gravedad del delito y las circunstancias que concurren, se pueden determinar diferentes penas. Asimismo, se aplican sobre ellas los atenuantes o agravantes. A modo general:

Homicidio Doloso:

10 a 15 años de prisión.

Homicidio Involuntario:

1 a 4 años de Prisión.

Inhabilitaciones específicas según se haya cometido con vehículos, armas o por negligencia profesional.

Asesinato:

  • 15 a 25 años cuando se produzca el crimen con alguna de las circunstancias concurrentes .
  • Mitad superior de la pena cuando concurran dos o más circunstancias
  • Pena de Prisión Permanente Revisable cuando se encuentran determinados agravantes en el asesinato.

Para concluir, el homicidio y asesinato tienen en común al bien jurídico que atentan y la diferencia está en las circunstancias. La conducta del autor del crimen en el momento de la comisión del delito determina la tipificación.

Las penas son variadas y se elevan con la gravedad del delito, por lo que es muy importante el trabajo de un experto. Las discusiones sobre la existencia o no de alevosía, por ejemplo, pueden marcar la diferencia de muchos años de condena. 

Si necesitas asesoramiento profesional completa nuestro formulario y te contactaremos con los mejores abogados de tu zona. 

Otras entradas relacionadas