in dubio pro reo

In dubio pro reo

La locución in dubio pro reo significa “en caso de duda, a favor del reo”. Se trata de un principio general del Derecho Penal que exige que las dudas de hecho se interpreten a favor del reo o acusado.

El principio in dubio pro reo es una manifestación del derecho a la presunción de inocencia, así como de otros derechos procesales y penales como el de ultima ratio. Nótese que, en palabras del Tribunal Supremo, solo debe aplicarse a la valoración de hechos y no a la calificación de conductas. En este caso, a la hora de determinar qué delito se ha cometido y, por tanto, qué condena merece, se optará por la menor conforme al principio in dubio pro libertate.

Cómo funciona el principio in dubio pro reo

En otros artículos hemos explicado que el Derecho Penal se emplea como último recurso, debido al efecto restrictivo que despierta sobre los derechos fundamentales del reo. Esto no es más que una manifestación del derecho a la presunción de inocencia.

De modo que cuando el órgano sentenciador dude sobre la certeza del material probatorio, vendrá obligado a interpretarlo a favor del acusado.

Pese a que este mandato no esté explicitado en ningún precepto legal, la jurisprudencia lo ha acogido en numerosos pronunciamientos. De hecho, sí existen referencias indirectas. Por ejemplo, lo encontramos determinado en el artículo 54.3 de la LO 5/1995 del Tribunal del Jurado, que señala que debe instruirse a los jurados para que, ante la duda sobre la prueba, resuelvan del modo más favorable al acusado.

Los límites de este principio

Numerosos pronunciamientos judiciales vienen repitiendo que cuando el acusado quiera hacer valer una atenuante o eximente deberá acreditarla. De modo que en estos casos no se permite la aplicación del principio in dubio pro reo.

Tampoco el Tribunal Constitucional ofrece amparo a este principio, ya que no se identifica plenamente con el derecho de presunción de inocencia. A fin de cuentas, uno de ellos define cómo interpretar las pruebas dudosas (alcance subjetivo), mientras que el otro garantiza que la actividad probatoria respete los derechos fundamentales del acusado (alcance objetivo).

Incluso el Tribunal Supremo presenta ciertas reticencias a la hora de admitir un recurso de casación amparado en la violación del principio in dubio pro reo. Así, solo se admite este recurso cuando el órgano a quo condena al acusado pese a las dudas existentes sobre la concurrencia del delito o su autoría.